La brutalidad policial en Chile y los bots Pinochetistas

BOTS BULOS ANÁLISIS INTERNACIONAL Medios de Comunicación

El pasado tres de octubre, el cuerpo de carabineros de Chile protagonizó un enésimo caso de represión policial contra las movilizaciones populares que se llevan sucediendo desde que se abrieron las alamedas de la Plaza Dignidad. En una carga violenta contra manifestantes, un agente arrojó desde un puente a un joven de tan solo 16 años ante la mirada impotente de decenas de personas. La caída, de 7 metros de altura, causó en el joven terribles lesiones craneales y le dejó inconsciente sobre el fango, tiñendo de sangre las aguas del río mapocho frente a una policía militarizada que se negó a socorrerlo. 

El menor de edad, llamado Anthony Araya, ha conseguido sobrevivir gracias a la asistencia de los sanitarios chilenos, que llevan meses dando parte de un incremento en el número de agresiones violentas y torturas en el estado Chile. Una realidad atroz que deja al descubierto ahora más que nunca la impunidad de estos abusos represivos bajo el gobierno de Piñera y el actual régimen Chileno. 

 

El cuerpo de Carabineros a niega los hechos

Nada más darse a conocer los hechos, las fuerzas policiales del régimen chileno y el entramado desinformativo de la derecha se ha movilizado desesperadamente para intentar contener la indignación de la sociedad chilena. El cuerpo de Carabineros fue el primero en intentar disfrazar los hechos acusando al joven de “perder el equilibrio” y negar por la mayor que hubiese sido abandonado a su suerte una vez caído al río.

Esta versión de los hechos, desmentida por las grabaciones de la agresión que se han hecho eco a través de las redes sociales, ha demostrado ser una simple maniobra de engaño del propio cuerpo policial para protegerse. Al igual que el presidente Piñera no titubeó a la hora de describir la brutal violencia de los Carabineros contra las manifestaciones democráticas de Plaza Dignidad como una “respuesta a través de los mecanismos de la democracia y el estado de Derecho”, el cuerpo de Carabineros ya ha habituado a la población chilena a su predisposición a mentir. Sin embargo, no han sido los únicos que se han movilizado para negar la realidad.

 

Una desesperada campaña digital

A pesar de que la fiscalía ordenó la puesta en prisión preventiva del agente que arrojó a Anthony Araya por “homicidio frustrado”, diferentes sectores de la extrema derecha han utilizado sus aparatos desinformativos para intoxicar el debate en las redes con una campaña de negación de los hechos. Bajo la excusa de “evitar por todos los medios que la izquierda radical intervenga a los Carabineros”, esta campaña se ha dedicado a difundir todo tipo de estrambóticas versiones sobre los hechos y acusar a quienes criticaban los abusos policiales de ser quienes tergiversan la verdad.

Entre las distintas “versiones interesadas” de los hechos no solo podemos encontrar explicaciones como “perdió el equilibrio” o “se arrojó desesperadamente” y difamaciones a su persona. La cuenta de Twitter de la organización APRA (que se atreve a definirse a si misma como una “asociacion de víctimas del terrorismo izquierdista”) llegó a proclamar que la muerte del joven se trataba de un accidente provocado por la “izquierda destructora”, de la que segun ellos, Anthony era una “victima” por encontrarse casualmente en el medio de los disturbios.

Siguiendo el modus operandi habitual de las campañas desinformativas de la extrema derecha de España y América Latina, esta operación propagandística hizo un uso intensivo de bots y redes troll para intentar dar una falsa sensación de “viralidad” a su versión de los hechos. Las figuras más beneficiadas por esta difusión automatizada a través de cuentas falsas coinciden con las de anteriores campañas destapadas por Pandemia Digital. Entre ellas, líderes del partido Partido Republicano como Jose Antonio Kast y personas asociadas al entorno del think tank estadounidense Atlas Network. Es algo bastante evidente en muestras como la que os enseñamos en la siguiente imagen: aunque la difusión de los principales tuits, consignas y rumores tenga una circulación real entre círculos de activistas y tuiteros reales, las cifras e miles de retuits y “me gustas” se construyen sobre millares de interaciones falsas con cuentas tan evidentemente falsas como @Fernand01812922, @Fernand70832131 y similares. 

Uno de los elementos inverosímiles son la catadura moral de algunos diarios de fake news como Panam Post, el medio de Atlas Network en la que Vanessa Vallejo es la jefa de redacción, que empezará a trabajar en el nuevo diario de VOX. La burrada que soltó este diario fue que el chico se chocó contra un poste y por eso cayó del puente.

Pero no fue la única invención, se tiró solo huyendo en una acción suicida, o incluso que el carabinero quiso intentar evitar que se lanzara, etc.

 

Alabanzas a Pinochet, mentiras y frivolicaciones

En regla con el guión clásico que suelen seguir estas operaciones sobre las redes chilenas, se hace saliente también el papel de los “grupos de choque” digitales de los nostálgicos Pinochetistas, admiradores del general que acabó por las armas con el gobierno democrático de Salvador Allende. Destaca entre ellas la cuenta “Profe Tere”, que exalta la figura del general fascista como “el hombre que salvó a Chile”. Con tan sólo 28 mil seguidores, ha sido la segunda cuenta más difundida por la red de cuentas falsas. Sólo le supera Jose Antonio Kast, con un tercio de millón de seguidores y su posición como presidente de la fuerza chilena más mimada por la ultraderecha norteamericana, Partido Republicano. 

Kast, días después, sigue negando la naturaleza de los hechos. Acusa a la Fiscalía de haber secuestrado las imágenes que muestran el carácter accidental de los hechos, y acostumbrado a imaginar Chile como un patrimonio privado de militares y corporaciones, ensalza la figura de los Carabineros por “sacrificar sus vidas y defender a los chilenos de verdad.” Siguiendo las líneas de su discurso habitual en cada incidente de violencia policial, acusa  a la izquierda de “querer dejarles sin presupuesto para que los delincuentes tomen la calle”.

A las alabanzas a Pinochet y las acusaciones falsarias contra la izquierda y la justicia Chilena se le suman frivolizaciones asqueantes como las protagonizadas por Tere Marinovic Vial, la máxima representante de la fundación ultraderechista y pro-Trump “Nueva Mente”, perteneciente a Atlas Network. Asumida la imposibilidad de seguir sosteniendo la mentira, optó por lanzar provocaciones a las voces críticas con los abusos policiales tuiteando obscenidades como “¿Cómo sigue el estado de salud del joven que practicaba natación en el Mapocho?”. Atrincherados en sus cuentas anónimas, las cuentas trolls pinochetistas no tardaron en sumarse al baile con obscenidades como “al final la única idea buena de Piñera era el «Mapocho Navegable». Comentarios y memes con los que reconocían, en el fondo, haber claudicado ya de defender lo imposible y, por tanto, haber mentido descaradamente en un primer momento al decir que todo fue un simple accidente.

Estas bromas macabras sobre la víctima fueron repetidas por varios carabineros haciendo alusiones a la natación y a la temporada de baño. No fueron los únicos agravios contra la víctima que también fue víctima por una falsa acusación de tener antecedente por homicidio, manipulando la propia denuncia de la familia contra el carabinero.

Gran parte de la batalla digital va orientada al próximo plebiscito del 25 de octubre, para una nueva Constitución, cambiando la última aprobada durante la dictadura militar de Pinochet. Las etiquetas más habituales en esta batalla digital son #RECHAZO y #APRUEBO. La manifestación del «Comando Ciuadano por el Rechazo» de este fin de semana es una buena muestra de la propaganda digital de su extrema derecha. Está en juego el continuismo del pinochetismo latente en la sociedad y la represión de sus FFAA o un proceso constituyente que se libere de esa oscura etapa de la sociedad chilena y mire hacia una sociedad avanzada y que se preocupe de toda la población, liberándose del «ladrillo» y el neoliberalismo que trajo consigo la falta de servicios sociales y la ley de la jungla que ellos llaman menos Estado, más Libertad. Ya sabemos que cuando hablan de Libertad se refieren a puro golpismo.

Puedes ver la entrevista que me hicieron en La Frontera sobre este episodio.

Pinochet sigue presente en Chile

Entrevista en La Frontera con Juan Carlos Monedero sobre la última violación de los Derechos Humanos por parte de los Carabineros de Chile, lanzando al vación desde un puente a un chico con 16 años.

Publiée par Pandemia Digital sur Lundi 12 octobre 2020