Atlas Network entra en el Govern de Catalunya: 58.000 € al año para asesorar sobre universidades sin título universitario

ANÁLISIS Artículos recomendados INTERNACIONAL Medios de Comunicación

Alexander Golovin acaba de ser nombrado “asesor especial en materia de políticas estratégicas” de la Consejería de Investigación y Universidades de la Generalitat de Catalunya. Pero ¿cuáles son sus méritos para optar a este cargo remunerado con 58.000 euros anuales?

 

Resulta cuanto menos sorprendente que un joven de 22 años sin estudios universitarios  termine siendo asesor de una Consejería de Universidades. Durante cinco años fue ‘Director de programas’ del ‘Institut Ostrom’, un think tank que presume en su web de ser parte de las “más 400 fundaciones, think tanks y organizaciones internacionales” que componen la red de ‘Atlas Network’  -desde agosto de 2020-. 

Nacido en el año 2016 bajo el nombre “Col·lectiu Catalans Lliures” hasta noviembre de 2019, el ‘Institut Ostrom’ define como su principal objetivo “introducir el discurso y las propuestas liberales en nuestro país” y “crear un puente entre el mundo académico, la sociedad civil y los gestores públicos”; pese a que desde su fundación el director de programas era un adolescente de 17 años sin estudios universitarios.

Este lobby neoliberal presume de ser el impulsor del manifiesto “Por una una dirección pública profesional” que suponga un cambio en las “pautas de confianza y discrecionalidad” en la designación del personal directivo de las administraciones públicas. A pesar de esto, su director de programas acaba de obtener un cargo público como asesor, sin contar con ningún tipo de acreditación académica que respalde su mérito o capacidad -comenzó la carrera de Relaciones Internacionales, la cual abandonó, y dos cursos de Estudios Hebreos- y sin una experiencia laboral que respalde sus nuevas funciones -su experiencia laboral se limita a colaborador en diario El Nacional y como tertuliano ocasional en TV3 y RAC1-.

Además de este manifiesto, el think tank presume en su manifiesto fundacional de no recibir subvenciones -pese a que hemos localizado una de 2.000€ en febrero de 2020-, de asesorar al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en materia fiscal abogando por la total eliminación de impuestos, su oposición a la reciente rebaja de las tasas universitarias y su hostilidad al decreto catalán de regulación de los precios del alquiler.

Los beneficios de pertenecer a Atlas Network 

Al igual que pasa con todas las fundaciones de ‘Atlas Network’, sus miembros inundan los medios de comunicación. Llama la atención que, en el año 2017, una de las pocas voces independentistas que aparecían en el programa de Ana Rosa Quintana fuera un joven de 18 años cuyo único mérito era pertenecer al ‘Col·lectiu Catalans Lliures’, ahora ‘Institut Ostrom’. 

Pero junto a la participación regular de Golomín en  TV3, Rac1 o El Nacional; el think tank de ‘Atlas Network’ obtiene habitualmente grandes cuotas de cobertura ante cualquier movimiento o reacción que emprenden contra las iniciativas progresistas tanto a nivel nacional como autonómico. 

También, como es habitual, son frecuentes sus encuentros con dirigentes políticos del Partido Popular como Isabel Díaz Ayuso -Presidenta de la Comunidad de Madrid (PP)-, Esperanza Aguirre -Expresidenta de la Comunidad de Madrid (PP)- o Daniel Lacalle -Excandidato en las primeras elecciones generales de 2019 (PP)- y otros grupos de presión ultraliberales como el Instituto Juan de Mariana, el Club de los Viernes, editorial Deusto, Nueva Dirección, Adigital…

Contra el comunismo y golpes de estado en América Latina

Cuando revisamos la actividad en redes sociales de Alexander Golomín destaca el discurso anticomunista, el uso de lenguaje violento y sus retweets a algunas de las principales cuentas de la matriz de opinión ultraderechista como Pablo CG o Juan Ramón Rallo. Sin embargo uno de sus mensajes más falaces es en el que afirma que “es un problema” que el 73% de los empleados públicos cobren un sueldo superior al salario medio de España; pese a que él obtendrá una retribución como asesor un 241% superior al salario medio en España.

Por su parte; desde la red de ‘Atlas Network’ son innumerables las veces que esta organización supranacional ha aplaudido, apoyado o participado en diversos golpes de estado y matanzas en América Latina. Uno de estos casos fue durante el golpe de estado de 2019 en Bolivia, cuando Oscar Ortiz – director de Nueva Democracia (Atlas Network)- tras presentarse a las elecciones presidenciales sacando tan solo un 4% de los votos, fue apoyado por miembros de esta red como Vargas Llosa o Macri, que recientemente se demostró que envió armas desde Argentina al gobierno golpista, tras el golpe fue nombrado Ministro de Economía por Jeanine Añez, la presidente de facto, que pertenecía a su partido político. 

Las redes de ‘Atlas Network’ también participaron en varias de las últimas elecciones presidenciales en México, donde según una investigación reciente del diario ‘The Guardian’ se hackearon hasta 15.000 teléfonos móviles de políticos, periodistas, jueces y activistas (algunos de los cuales aparecieron asesinados). De hecho, según una investigación anterior de Pandemia Digital, podemos ver el papel que jugó ‘Atlas Network’ en las campañas de desinformación e intoxicación durante esta campaña electoral de la mano de sus fundaciones Caminos de la libertad, Conciencia nacional por la libertad religiosa, IPEA, IMCO y México Evalúa. 

También las redes de ‘Atlas Network’ participaron en la emisión de bulos durante las protestas chilenas de septiembre y octubre del pasado 2020 en la que varias personas perdieron la vida; entre ellas un joven de 16 años que fue arrojado por los Carabineros -Policía chilena- por un puente de siete metros.

 

***Actualización 15/9/21 18:25h
Un día después de la publicación de este artículo Alexander Golomín ha renunciado al cargo aludiendo «motivos personales» y «acusaciones graves y falsas» que no se especifican en el comunicado emitido por la Generalitat de Catalunya. Durante los últimos días incluso la que fue su casa durante los últimos cinco años –Institut Ostrom (Atlas Network)- se ha desvinculado del nombramiento y ha deslizado una crítica velada por la «discrecionalidad» del nombramiento.

 

Hilos Relacionados: